RINCÓN POR RINCÓN: LEÓN

RINCÓN POR RINCÓN:  LEÓN
La catedrál y al fondo montes nevados

21 mar. 2017

CARRERA ALTO SIL 2017 - EL MURO (primera parte)

No me gusta tomarme demasiado en serio esto de las carreras, porque al fin y al cabo la gente se apunta para divertirse, para disfrutar de un día de campo con esfuerzo añadido y ya se va sabiendo que en definitiva el placer no está en el resultado, sino en el conjunto de momentos previos, por duros que nos parezcan.

Han pasado ya unos añitos desde que aquellos bárbaros se dedicaran a hacer carreras por las calles de este pueblo llamado Santa Cruz del Sil; algunos en pantalones cortos (supongo que llamar calles a estas cuestas tan empinadas no deja de ser un eufemismo).

Si hablamos de carreras populares, sin duda esta lo es. Popular porque el pueblo se vuelca, puesto que está al alcance de todos, y sobre todo porque gusta mucho (para más detalles en plan culto aquí tenéis un enlace de la mismísima wikipedia):


Me pongo un poco serio porque el trabajo es esfuerzo, es dedicación, esmero y como no sufrimiento y ya que lo valoramos como no podía ser menos en los corredores, no debemos olvidar a los colaboradores que desde meses antes llevan unos para aquí y otros para allá procurando que todo esté al gusto de los participantes, que si bien aquí valoran ese desayuno previo y esa comida posterior a la carrera,  valoran mucho poder reponer energías en los avituallamientos, que el recorrido esté bien señalizado, y que se sepan resolver las dificultades inherentes a recorridos de este calado que siempre surgen aunque no se publiciten.

Ya he citado en alguna ocasión lo importante que es para estos pueblos abandonados por las administraciones al fragor de estos vaivenes económicos que nos hacen soportar, que se realicen actos como el de este fin de semana. Yo mismo he pernoctado estos días en el Mesón Conde en Anllares del Sil, no muy lejos de la acción. Trini una señora de armas tomar me atendió y me convenció como se suele hacer por estos lares, con amabilidad y cariño y en todo momento me sentí como en casa lo que es muy de agradecer para los que somos más caseros que viajeros. 

Ella misma alabó la gestión que la organización de esta carrera estaba haciendo por la zona y reconoció que era un revulsivo importante y una foco de publicidad muy de agradecer. Y es que son varios y variados los establecimientos que notan el tirón de estos fines de semana, e incluso de semanas antes pues algunos corredores se toman una semana de vacaciones para disfrutar de la zona antes o en ocasiones tiempo después con sus familias.

He tenido el privilegio de colarme como un polizón, junto a profesionales de la prensa del ramo en uno de esos vehículos que lo mismo te lleva de visita a picos, que te mete por vericuetos de infarto. El conductor, que es otro profesional en lo suyo como la copa de un pino, se llama Ramón, pero las chicas le llaman Montxu. Debe ser como la tercera vez que compartimos ruta y como no puede ser de otra manera charlamos un poco de esto y otro poco de aquello. 

El día anterior Ramón (Montxu para sus amigas), propuso acercar el asunto fotográfico un poco más aún al corredor popular intentando permanecer el mayor tiempo posible en cada lugar y así hacer fotos y a ser posible entrevistas a la mayor cantidad de gente posible, ya que por circunstancias de carrera son tan grandes las diferencias que los que van a cola del paquete muchas veces salen perjudicados en estos asuntos. 

A mí personalmente me pareció una idea estupenda pero llevarla a cabo ya era otra cosa. Doy fe de que se intentó y si no fuera por la confianza que le tengo a este hombre, me hubiera tirado del todo terreno en marcha, a pesar de estar del lado del precipicio (que eso también cuenta). Y es que para llegar a cada siguiente punto, pasamos por sitios y desniveles que más de uno llamaría y con razón peliagudos y a los corredores se les exige ser valientes, pero no así a mirones como yo.

Por eso mismo, estas letras, me gustaría dedicarlas en especial a los organizadores, colaboradores y demás currantes de la Carrera Alto Sil ya sea de este o de otros años. De los que yo conozco un poco mejor, la familia Diez o los Barriales al completo, los Pedros, Migueles, Ramones, Rocios, Katys y compañía y todos esos cuyos nombres desconozco aunque algunas caras si que me las se de memoria.

Va por ustedes; mi más sincera enhorabuena por vuestra constancia, simpatía, vuestro saber hacer y sobre todo porque con esas ganas que le ponéis a la cosa, todos los años serán festivos para vosotros y nosotros en estas fechas; pero sobre todo (que también es importante) seréis y seremos felices también el día después.

Un saludo